Imagen de Administración HOSPITAL IMAGINARIO
"Hoy he aprendido idiomas" por Inmaculada Diez Moreno
de Administración HOSPITAL IMAGINARIO - domingo, 14 de febrero de 2010, 22:33
 
Hoy, como cada martes, he ido con el "Carrito de los Cuentos". Este martes con la compañía de SonrisaAmor.

Hemos entrado en una habitación donde una mujer árabe, cuya edad no sabría deciros pues siempre parecen mayores aunque por supuesto más joven que yo, con su pañuelo en la cabeza y una bata acolchada cuidaba a su hijo enfermo de alrededor de un año. En la habitación no había nada. Sólo una bolsa de plástico pequeña en una esquina. Como ha podido, gestos y palabras sueltas, nos ha explicado que no hablaba ni entendía español. Sí, su marido que había ido a casa a por ropa para ella. Para explicarle quienes éramos y lo que íbamos a hacer en esa habitación, que en ese momento era su casa, he empleado ese lenguaje universal que es la sonrisa, mucha sonrisa y ese otro absurdo que es hablar muy despacio, vocalizando, como si eso sirviera para algo cuando no se conoce un idioma.

Y.... como no había manera, me he puesto a inflar globos. Con uno he hecho un perro, que ladraba y subía por las sábanas hasta lamer la mano de su "amito", y con el otro una abeja que volaba y volaba hasta posarse en el hombro del niño. El bebé se ha transformado y todos cuantos entráis por las habitaciones habréis sentido cómo se os ensancha el corazón cuando una mirada opaca y sin brillo se vuelve luminosa y aparece esa sonrisa infantil que lo envuelve todo. Luego, he hecho pompas de jabón y ha sido una explosión de júbilo. Con las manos, con el perro, con la abeja, con los ojos, ese niño quería coger las pompas mientras soltaba carcajadas llenas de asombro ante una magia que acababa de descubrir ....

Y, entonces ¡¡¡¡¡¡¡ha ocurrido!!!!.

La madre se ha dirigido hacia la bolsa de plástico y ha sacado dos plátanos que nos ha dado a Amor y a mi. Le hemos dicho que no, que no hacía falta.... hasta que con una mirada Amor y yo hemos entendido que ella quería dárnoslos y nosotras debíamos cogérselos.

Así, "CON DOS GLOBLOS, UNAS POMPAS DE JABÓN Y DOS PLÁTANOS NOS HEMOS HABLADO Y NOS HEMOS DADO LAS GRACIAS LOS CUATRO".

Por días como hoy, merece la pena pertenecer a Hospital Imaginario y le doy las gracias, una vez más y de manera muy especial, a Millán por compartir su experiencia conmigo hace algo más de dos años e introducirme en la asociación y a los demás por acogerme en ella.

Inmaculada Diez Moreno